Las dietas vegetarianas, el mejor regalo para nuestro medio ambiente

Publicado por: @lnkvrd el 13 enero, 2011
vegetariana

Ser vegetariano es una alternativa muy personal. Pregúntale a una docena de vegetarianos el porqué ellos eligieron ese estilo de vida y  la probabilidad es de que sus respuestas vayan desde que “tengo más energía” a “estoy cansado de la industrialización y la tortura de animales” es alta.

Sin importar las razones fundamentales por las que una persona puede optar por una dieta basada en vegetales, hay muchas razones para sentirse bien sobre la adopción de un estilo de vida vegetariano.  Sin lugar a dudas, la mayoría entiende que están contribuyendo a una sociedad mejor y un mundo más limpio al abstenerse de consumir carne o cualquier subproducto derivado de animales.

Como parte de la desaceleración económica a la que todavía nos enfrentamos, hubo un renovado interés por los autos híbridos.  General Motors dejó de producir varios de sus autos voraces más grandes, incluyendo el Hummer que fue diseñado originalmente para uso militar en los EE.UU. y el extranjero, en lugar de que los civiles lo usaran en sus salidas de compras.  Los compradores de Prius fueron puestos en una lista de espera, y la mayoría de todas las otras marcas de automóviles rápidamente dieron a conocer sus propias versiones de bajo consumo, y es por eso que en la actualidad hay docenas de híbridos en el mercado.  Con el ascenso del costo de la gasolina a diario en el inicio de nuestra recesión, y por otro lado, los propietarios de automóviles pensado dos veces acerca de qué tipo de vehículo van a conducir, e incluso tratando de reducir sus millas.

Incongruentemente, la mayoría de los consumidores no puso mucha atención a la comida que estaban poniendo en su mesa. Posiblemente la actitud de “laissez faire” fue porque los estadounidenses no estaban sintiendo el impacto de comida rápida.

A pesar de ser uno de los periódicos más creíbles y  leído en los Estados Unidos, fue poca la reacción sobre  el artículo del New York Times “Re-pensar el consumo excesivo de la carne”,  que equipara a la industria petrolera con la industria de la carne y culpó a las “fábricas de cadena de montaje de la carne” con la “destrucción de vastas extensiones de bosques húmedos tropicales del mundo.”

Si bien es altamente recomendable para los viajeros a reducir el tamaño de su vehículo, para poder reducir el consumo de combustible, pocas personas han cambiado a algún transporte rápido como bicicletas o transporte colectivo.  Así que, si los estadounidenses tienen dificultades para mantener el vehículo en el garaje, pensamos entonces que es hora de considerar entonces una dieta vegetariana, ya que el consumo de carne tiene un impacto aún mayor en la contaminación de nuestro planeta dejando una inmensa huella de carbono. Y de esta forma se contribuye más al medioambiente que cambiando de un auto de gran tamaño a un auto híbrido.

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Chicago, una dieta estrictamente vegetariana previene el equivalente de 1.5 toneladas de emisiones de dióxido de carbono cada año. En el articulo “Re-pensar el consumo excesivo de la carne” se declaró que 2.2 libras de carne de vacuno es responsable del mismo nivel de CO2 liberado por el auto europeo medio cada 155 kilómetros.

En Texas está creciendo rápidamente el consumo de carnes,  papas, filetes de pollo frito y huevos con chorizo. Probablemente ellos podrían reducir su consumo de carne drásticamente si prepararan las recetas de sus homólogos ubicados en algunos de los países de la Unión Europea.

En esta gran tierra de la libertad, los estadounidenses se sienten libres de mantener las luces encendidas, impulsar su consumo de gasolina y tomar refresco después de un filete de tamaño gigante y helado. Mientras que en otros países, la preocupación por el medio ambiente se está convirtiendo en parte de la infraestructura.  Incluso las Naciones Unidas ha expresado reiteradamente su apoyo a las dietas sin carne y sin productos derivados de la leche.

El presidente del Grupo Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático instó a la gente a evitar las carnes un día por semana para reducir las emisiones de carbono.   En otra ocasión, dijeron las NU que sin una tendencia en el vegetarianismo, el suministro mundial de alimentos tendrá que aumentar un 70 por ciento para el año 2050.  Los expertos de las NU agregaron que una dieta vegetariana no era suficiente, habría que incluir la supresión de la leche ya que las vacas lecheras son una fuente substancial de metano.

Las NU también recomiendan consumir las dietas a base de plantas como un medio para detener el calentamiento global. Un informe que emitieron identifico la carne como la causante de producir más calentamiento global que la industria del automóvil.  La industrialización que se requiere para alimentar a los comedores de carne de nuestro mundo, contribuye a la deforestación, la quema de combustibles fósiles y la proliferación de gases de efecto invernadero.

Además, los pesticidas, hormonas y medicamentos que son utilizados por esta industria de la carne, finalmente, encuentran su camino en nuestros sistemas de agua.  Las  NU sugieren que la agricultura animal es la mayor fuente de contaminación del agua. Así que si crees que puedes evitar la carne roja y comer pescado, piénsalo es un buen comienzo.

Más allá de la contaminación del agua, estamos secando nuestro planeta para poder alimentar a los animales, para poder regar los cultivos de alimentos, y los campos en los que el ganado pasta.  Un estimado de 441 galones de agua se necesitan para producir un solo kilo de carne. Debemos traducir esto a nuestros hábitos de alimentación, diciendo que no a una sola hamburguesa, a que se le haga una marca en la vida de un animal, y  a conservar nuestros recursos hídricos.  Tu cuerpo nunca extrañará  la hamburguesa que no te comas,  ya que la mayoría de la gente consume el doble de la cantidad diaria recomendada de proteínas, y no siempre es el mejor tipo de proteína.

El New York Times confirmó en una denuncia que los estadounidenses consumen el doble de la cantidad de carne que nuestras contrapartes no estadounidenses, lo que contribuye a la masacre de diez mil millones de animales en nuestro país por año, y lo que equivale al 15 por ciento del total mundial.   El artículo continuaba diciendo que “el 30 por ciento de las tierras libre de hielo en el planeta están directa o indirectamente involucradas en la producción ganadera”, generando casi una quinta parte de los gases de efecto invernadero del mundo.

El Sierra Club, como parte de una campaña para “restaurar nuestra herencia occidental de Vida Silvestre”, certifica que el pastoreo de ganado que se lleva a cabo en la tierra es del tamaño de Texas y California, en combinación. El desafío para mantener el ganado dentro de sus campos designados es un daño para otros animales salvajes. Por otra parte, el pastoreo está poniendo en mayor peligro las especies que ya están en riesgo. “Ninguna otra actividad humana en Occidente es el responsable de la disminución o pérdida de especies, la responsabilidad es de la producción de ganado.”

El ex vicepresidente, Al Gore, si bien no es vegetariano, admite que reducir significativamente el consumo de carnes es en parte un esfuerzo por crear un impacto positivo en nuestro entorno. Su antiguo jefe, el ex -presidente Bill Clinton, no utilizo carnes en la boda de su hija Chelsea como parte de una dieta vegetariana para proteger su salud.

Si tú te preocupas por el mundo en que vives, debes comenzar a pensar en tus opciones de alimentos. Si no sientes que la dieta vegetariana  es adecuada para ti, crea conciencia y haz  una reducción en el consumo de carne y lácteos. ¡Hazlo por tu salud!, ¡Hazlo por tu planeta!  Corre la voz…

Colaboración de:  Deborah Charnes (Texas)