Viviendo más allá de un cajón: una receta para un mayor bienestar

Publicado por: @lnkvrd el 11 mayo, 2011
Yoga Outdoors

Prácticamente nuestra estructura está diseñada en forma de cubos. Nos movemos en autos cuadrados. Vivimos en bloques de hormigón, como si fueran los famosos “legos”. Nuestros ojos están casi siempre centrados en las pantallas cuadradas, grandes y pequeñas. No es de extrañar que nos sintamos espiritual y mentalmente algo estrechos o limitados.

Las creencias de la Yoga nos enseñan que el “prana” es la fuerza vital para la vida. “Prana” se manifiesta en el aire, el agua, la tierra y el sol. Los que vivimos en el occidente entendemos que estos elementos están garantizados. Respiramos superficialmente, con una fracción de nuestra capacidad pulmonar. Bebemos líquidos artificiales en botellas y latas que desordenan el medio ambiente, en lugar de abrir la llave del agua, que es lo mejor para la naturaleza.

Vivimos vidas que son casi herméticamente cerradas. Nuestros lugares de trabajo tienden a tener las ventanas que no abren, y nuestras casas se mantienen normalmente  con aires acondicionados o las unidades de calefacción y carecemos del aire natural.  La práctica del yoga más allá de lo físico puede ayudar a nuestra sociedad volver a lo que realmente es importante. La meditación y la respiración profunda, conocida como “pranayama”, han demostrado los beneficios físicos, mientras que las “asanas” o lo que los occidentales se refieren como “yoga” es a menudo recomendado por los médicos para una amplia variedad de dolencias que van desde lesiones en la espalda a la artritis.

Tal vez uno de los mayores retos que enfrentan muchos en el mundo occidental es la manera de vivir apresuradamente corriendo en círculos como si estuviéramos en un laberinto. La gente habitualmente se queja de que no tienen suficientes horas en el día para hacer las cosas. Sin embargo, si tomas tan sólo diez minutos diarios para practicar la respiración profunda o la meditación, es probable que tuvieras una mayor claridad y precisión, serias más productivo y tendrías menos ansiedad.

Hay muchas de las enfermedades de hoy que están relacionadas con el estrés. Los ejercicios de respiración profunda, meditación y yoga, han demostrado que ayudar a aliviar la tensión y mejorar la salud mental y física. Como los amantes del yoga que pueden pasar horas del día en la práctica de las diferentes formas del yoga, la aplicación de estas técnicas también puede llegar a ser una parte de la vida de todos. Los elementos de las múltiples ramas del yoga pueden realizarse en cualquier momento y en cualquier lugar.

Es muy beneficioso tener rutinas diarias donde se practique yoga, pero también sabemos que puedes comenzar poco a poco, ya que cualquier cosa es mejor que nada. El yoga es algo que se puede practicar en la cotidianidad de la vida. Puedes hacer la práctica de respiración profunda y ejercicios de apertura de los pulmones en la cama, en un avión, en el metro, entre las llamadas de conferencia, mientras que la tetera se calienta, o cuando estás lactando a un bebé.  Posturas de yoga se puede hacer en la playa, en el parque, en la oficina, mientras esperas en la fila para pagar tus compras o mientras que estas detenido en un tráfico. Por supuesto, no estamos hablando de hacer todo el ritual del saludo a pleno sol junto a su carrito de compras, pero hay muchas posturas de equilibrio, como cuando el brazo y el hombro se estiran y se dobla hacia adelante y hacia atrás, cosas que se pueden hacer sin llamar la atención. Lo mejor de todo, es que te ayuda a centrar tu mente, y de paso alivia el estrés.  Mientras más practiques técnicas como la meditación entre otras, más sano y vivo te sentirás. Otra ventaja es que si no tienes la cantidad de sueño necesario para tener un buen día, el yoga llena de energías el cuerpo y la mente.

Más allá de las ramas anteriores del yoga, existen otras formas de esta disciplina y múltiples creencias filosóficas que también contribuyen a nuestro bienestar. Uno de los conceptos básicos del yoga es “ahimsa”, que significa “no violencia” o “no hacer daño.” Ciertamente, si todos siguieran lo que es el “ahimsa”, habrían menos luchas, odios y culpas en este mundo. Hay muchas maneras de vivir la no violencia, e idealmente, debe ser seguido en todos los aspectos de la vida. “Ahimsa” no se trata sólo de hacer a los demás como te gustaría que te hicieran a ti. Sino que se refiere a todas las formas de vida que son fundamentales para nuestro universo. Es por eso que, abstenerse del consumo de productos animales es tradicionalmente un aspecto fundamental de los que siguen la filosofía del yoga.

Mientras que el vegetarianismo es parte de ser un yogui, es también otra manera para los seguidores de cosechar beneficios para la salud. Comer una dieta basada en vegetales reduce los riesgos de contraer muchas enfermedades. Michelle Obama no es vegetariana, pero ella alienta a las familias a que cultiven sus propias hortalizas en sus jardines, lo que contribuye a mejorar los hábitos alimentarios.   Los estadounidenses pueden estar orgullosos de vivir en una sociedad ultra moderna, pero el avance no es lo mismo que el progreso. Los cambios que hemos visto en la dieta del estadounidense medio y el comportamiento durante las últimas generaciones han sido negativos. Los niños de hoy día son más obesos y están más en riesgo de diabetes y otras enfermedades de lo que lo estuvieron sus padres. Echando un vistazo a las prácticas exitosas en muchos países del este pueden ayudar a hacernos volver al camino, emocional y físicamente.

Colaboradora: Deborah Charnes, quién ha trabajado profesionalmente en comunicaciones multiculturales, durante 30 años. Ella ha practicado el yoga y la meditación en la mayoría de su vida adulta y es profesora de yoga certificado que se especializa en la reducción del estrés.